Solo...


Solo, acuna la sombra de su faz
dilatada, en las paredes del cuarto,
sus ojeras, se arrastran, busca paz,
en el laberinto de su antecuarto.

No sabe de rosas, mano rapáz,
repta entre delirios con sus infartos,
ronco de clamar, con su voz faláz,
deshidratado, perece en su parto.

Serpentea su canto en los infiernos,
su alma se perfila ardida entre brasas ,
conjura, en el llanto de sus avernos.

Ya no más torturas con sus inviernos,
el calor a regresado a las casas
germina el beso, de los sempiternos.

Verónica ©

Safe Creative #1102038408090




La tarde

Veía la tarde caer,
sus pupilas a maltraer,
miraba las olas morir
con su inconexo plañir.

La noche abrazó su pesar
al filo de su despertar,
su lágrima enjugó en la mar ,
labró su sueño sin sangrar.

Atrás ya quedó la tristeza
a la que ciñó con pereza,
llegó el canto con gentileza
y el río, sonrió con fineza.


Veronica ©

Besos

Poema de Gabriela Mistral

 

Veía la tarde





Veía la tarde caer
sus pupilas a maltraer,
miraba las olas morir
con su inconexo plañir.

La noche abrazó su pesar
al filo de su despertar,
su lágrima,enjugó en la mar 
labró su sueño sin sangrar.

Atrás ya quedó la tristeza
a la que ciñó con pereza,
llegó el canto con gentileza
y el río, sonrió con fineza


Veronica ©
07.02.16

Safe Creative #1103178744529

Llegaste hasta mi playa



Llegaste hasta mi playa de repente
envuelto en un rumor de caracolas
mientras bailaban radiante las olas,
los besos tú posabas en mi frente.

Después nada fué igual. Con sed ardiente,

busqué en tus labios nuevas amapolas,
y ensayé mis mejores carambolas
al calor de tu luz fosforescente.

Vinieron las violentas tempestades,

el tronar angustioso de las voces
derrumbó la fé, tallada en el alma.

Al saltar de mi sueño, las verdades

mostraron sus matices más feroces...
Fue un sueño. Tú no estabas. Mar en calma.


Verónica ©


.

Safe Creative #1103178744529

Tantas voces




Tantas voces se murieron
despuntando las miradas,
maliciosas y azuzadas
altaneras se rieron.

Eran ecos de un silencio
que anudaban emociones,
de ese tiempo que potencio
anudando corazones.

Cabizbajo sonreías
al mirar aquellas letras,
pensando  encontrarías
las palabras entre cetras

Más la pluma emocionada
dibujaba sus letrillas,
despuntando hacia la rada
con sus luces amarillas.

Navegaron hacia el este
entre rosas sin espinas,
con sus aguas muy celestes
sin tormentas ni neblinas.

Verónica ©
29.07.13

Safe Creative #1103178744529

Tempestuosa la realidad ...


Tempestuosa la realidad que habita,
laberintos inciertos de su alma,
ella busca esa brisa que le calma
y abrace su indolente y fiera cuita.

Se encuentra sola, con su letra adscrita
vaga el recuerdo asido en la agripalma,
y la noche con su sombra gratuita
ya le arranca ese haz de luz que le orbita.

Que difícil caminar sin sus pasos
que difícil despertar sin su beso
¡ y que difícil vivir con su ausencia !

Ya no hay voces ni ecos, besando ocasos,
angustiada, ella espera su regreso
con las manos dormidas de impaciencia.

Verónica ©
13.03.11

Safe Creative #1103178744529

Allá, más allá de las estrellas, le espera,



Allá, más allá de las estrellas,
le espera, entre amapolas y rosas,
plasmando risas en la tarde bella
mientras le acerca sus manos curiosas.

Acariciando esos ojos con destellos
susurra mil te quieros a ese viento,
que se posa en sus oscuros cabellos
desordenando aquellos pensamientos.

Descansa su cansancio en ese prado,
besa la ilusión del amor eterno,
meciendo lunas en sus brazos alados.

El tiempo pareciera silenciado
fenece la tarde en el  frío invierno,
despertando con un beso susurrado.

Verónica
24.06.13

Safe Creative #1103178744529

Miraba a lo lejos



Miraba a lo lejos, sembrando esperanzas,
mecía ilusiones besando sus sueños,
sus débiles palabras buscaban su sello,
moría la tarde, sin prisa, sin ansias.

La noche acechaba, su débil figura
reclamaba su alma, esa sonrisa ida 
sus manos cansadas creaban poesía
mientras la luna alumbraba su penumbra

Voces lejanas escuchaba de lejos
traían el mensaje de la mano amiga
y el calor  del abrazo que necesita, 
una voz silenciosa, la voz del sosiego.

Verónica ©
09.05.13

Safe Creative #1103178744529

Allí estaban




Allí estaban,
 bajo la mañana Otoñal , vestida  de un manto nuboso,
 anunciando que muy pronto llovería, 
 ante tales circunstancias decidieron cobijarse bajo el Olmo, 
 que sigilosamente les observaba, 
y mientras sus hojas jugban al compás de la brisa fría, 
 ellos solo se miraban,
 sus almas latían fuertemente, 
 las palabras perdidas en el tiempo sobraban, 
solo bastaba el abrazo,
 solo eran ella y él, buscándose, 
 para entregarse lo que un día no muy lejando perdieron,
 el calor de sus manos.

 Verónica
19-04-13