Rosas rojas para tí





A Hèctor Q.E.P.D

Rosas rojas para tí
que acompañen tu partida,
elevando el lloro al cielo
con mis besos de satin .

Con la pena quedo aquí
dibujando tu recuerdo,
tu figura es la que añoro
con la fueza del raulí.

Fué tu risa de marfil
que caló en mi corazón ,
un suspiro emocionado
conspirando mi latir.

Junto al sol del mes de abril
nos besamos al ocaso,
junto al canto de ese mar
nos envolvió el frenesí.

Hoy el cielo esta de gris
ya no brotan los cerezos,
solo un canto desgarrado
enlutando mi jardín.



Verónica ©
26.10.11

7 dejaron su eco:

Yemaya dijo...

Mi niña linda. Como siento todo el dolor que te embarga en estos momentos, como siento la partida de esa persona amada la cual llenaba tu vida.
Ojalá te llegue mi abrazo, mi fuerza y todo mi cariño que con todo el corazón te envio.
Besos y susurros tan llenos de luz y de esperanza como necesites.

jose maria criado lesmes dijo...

Amiga Verónica, no hay mejor manera de serenar el alma en estas circunstancias, que expresar los sentimientos por medio de la poesía, tal como tu lo haces; al menos eso me sucede a mi.
Te mando todo mi afecto y mi animo en estos delicados momentos.

Verónica dijo...

Se fueron demasiado pronto... o se fueron simplemente... cuando miramos al cielo nos gusta pensar que miran por nosotros. A menudo nos acordamos de ellos... por la mañana... por la noche...mirando las estrellas... una fecha... una cancion... un lugar... ...un olor. En memoria de los que nos dejaron.

Gracias por estar amigos.

Verònica

Pluma Roja dijo...

Hay varias formas de irse, abandonar la vida en común. De cualquier forma las despedidas duelen marcan un inicio y un final.

Besos, bello poema.

Ernesto. dijo...

Bellos recuerdos Verónica... Un placer leerte mientras esta música tuya que tanto me gusta me acompaña en esta noche serena.

Un abrazo amiga mía.

María Bote dijo...

Bellísimas y dolidas cuartetas, querida Verónica.

Su amor te guiará y alumbrará desde arriba. El recuerdo de su presencia en ti, habrá de darte fuerzas para seguir el camino.

Un abrazo muy, muy fuerte, amiga poeta.

María.

Amie dijo...

No hay luto ni olvido mientras exista el recuerdo...

Una poesía triste pero preciosa..

Mil besos